Normalmente las presentaciones de productos a las que estamos acostumbrados, hacen que los clientes salgan de ellas con la sensación de que les quieren vender algo, de que la empresa intenta conseguir una venta sin importar en qué está ayudando al cliente.

Por ello debemos cambiar el enfoque, no vender productos sino soluciones, centrándose en cuánto más fácil y cómoda será la vida del cliente con tu nuevo producto.

A la mayoría de los clientes no les importan nada las especificaciones técnicas de los productos, a lo que le prestan mayor atención es a las ventajas que tendrán con ese producto.

Entonces, ¿por qué no orientarnos a las necesidades de nuestros clientes? ¿Por qué no explicar de dónde surgió la idea de este nuevo producto o modelo? de esta manera expondrás cómo detectaste que los anteriores productos no podían solucionar un determinado problema y por qué decidiste tú intentar atajarlo.

Normalmente las presentaciones de productos comienzan por contar el producto y sus características. Habitualmente nos ocurre, que un exceso de información te hace dejar de prestar atención, también ocurre cuando los clientes asisten a una presentación de este tipo, al final, no prestará atención a lo más importante, que es resolver su pregunta de ¿Para qué lo quiero? o ¿Qué puede hacer este producto por mi?

Un error muy habitual hoy en día, es enfocar el marketing al producto y no a la necesidad que el cliente tiene y este producto satisface.

Si esto es así ¿por qué no cambiar? ¿No es más lógico empezar la presentación exponiendo que el cliente tiene un problema, que conoces su necesidad y por último, que puedes solventar dicha necesidad con tu nuevo producto? Es entonces, si lo consideras, el momento de hablar un poco de las características de tu producto, aunque como ya mencioné anteriormente, no es bueno extenderse en este punto, ya que se corre el peligro de aburrir al cliente y que pierda todo el interés suscitado anteriormente

Espacios para la presentación

En cuanto a qué espacio elegir para las presentaciones de productos, acudir a una sala cerrada puede no generar ningún tipo de experiencia al cliente. P1030790

Si lo que quieres es que el cliente se acuerde de la empresa y el producto. ¿Qué mejor forma de hacerlo que en un lugar rodeado de naturaleza, sin distracciones externas y con la privacidad que necesitas? Si se realiza en un espacio natura el cliente va a disfrutar y de verdad habrás generado una experiencia de marca.

Para ello, el “Alto del Cenador” es el lugar ideal, ya que te ofrece toda la privacidad que desees y un marco incomparable para que el cliente viva la presentación del producto como una verdadera experiencia.