Tartas Metálicas

Las tartas de boda son un clásico de los  banquetes de boda, podemos decir que es casi una tradición, el comerse la tarta nupcial ha permanecido en nuestra cultura desde tiempos inmemorables, lo que sí ha cambiado es el concepto, pues atrás quedo ya la típica tarta nupcial de pisos engalanada con bengalas ardiendo y las figuritas de los novios en la parte superior.

Hoy en día con los avances de la cocina moderna y alternativa y con los anglicismos que abundan en nuestra cultura el concepto de tarta nupcial ha evolucionado mucho. Los estilos y formas son de los más variopintos desde Naked Cakes, Chalkboard Cakes, adornos con todo tipo de flores y hasta pasteles pintados.

Y  bien el tipo de tartas de la que queremos hablar en este post y que se están poniendo muy de moda en las bodas son las tartas metálicas, no es que sean tartas de metal, sino que son tartas que cuentan con unos ingredientes o capas que las hacen brillar como si se tratara de los materiales metálicos que cubren los objetos que tenemos por casa.

Desde luego es toda una tendencia ya que nos muestra el lujo más profundo mientras podemos degustar un postre de los más suculento, además se pueden decorar con todo lo que nos guste e imitar todo tipo de materiales  dorados, creando así autenticas joyas culinarias que sin duda no pasan desapercibidas en ningún banquete, desde dibujos dorados en relieve en forma de encaje adornadas con flores que decoraran cada piso , tartas plateadas decoradas con nata de color beige  y dibujos en relieve dorados, formas de collares de diamantes y perlas, hasta tartas doradas complemente que parecen auténticas montañas de oro.

Sin duda alguna todo un símbolo de lujo y elegancia que harán las delicias de los amantes de los metales preciosos.

En definitiva la forma, el color y los detalles como siempre depende de la imaginación del pastelero y como no de la exigencia y el gusto de los novios.

Presta atención a las próximas bodas a las que asistas, pues seguro estarán en tu plato estas auténticas obras de arte, que darán más ganas de llevárselas para la decoración de casa que de comérselas.